#StartupsLatam - El Café del Mundo

RICARDO MENDIVIL
Lo digital es un mundo de experiencias, de percepción, de conexiones en todo el sentido de la palabra. Vos no sabes dónde te suena, donde pueda que no tanto. Es apasionante porque te obliga a explorar y a conocer a fondo el comportamiento de las personas.

Ficha técnica de la entrevista

Fecha: Agosto 04 de 2012
Ciudad: Bogotá
Tipo entrevista: No estructurada
Subtipo: Focalizada - Convergente
Etapas: Origen, Startup y Consejos
Recopilación: Grabadora de audio
Video: Si
Autorizó divulgación: Si
Publicación: Transcripción
¿Qué buscaba esta entrevista?
[En construcción. Pronto les contaré]

01 •  Sobre tí

ANDRÉS FELIPE PEÑA: Gracias por tu tiempo. Lo primero es saber que Ricardo Mendivil son tu segundo nombre y segundo apellido. Tu eres Iván Díaz. Cuéntanos sobre tu historia.

RICARDO MENDIVIL: Mi nombre es Iván Ricardo Díaz Mendivil. Es mi nombre de bautizo, que por asuntos digitales y sin querer queriendo terminé negando. Soy un comunicador social y periodista de la Universidad Autónoma de Cali. Melómano, amante de la radio. Soy un hombre que ama la música y me apasiona la magia de la radio. Estas dos cosas las utilizo como vehículo para acercarme a mi mismo y a las personas. Paralelo a eso, desde muy niño tuve contacto con el mundo de la tecnología por asuntos familiares. Conocí un computador desde muy niño.

02 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿De qué año hablamos?

R.M.: Yo tuve contacto con un Mac cuando no era un Mac sino un Apple. Estoy hablando del año 1989. Mi padre en la empresa compró unos equipos a un señor y no le terminaron sirviendo para nada porque eran unos microprocesadores domésticos. Fíjate que no cumplió con el objetivo empresarial, pero de pronto en mí si tuvo otro impacto. Tenia unos 10 años.

03 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Empezaste a estudiar sistemas?

R.M.: Me empezó a interesar toda la lógica de los sistemas. De pronto en un momento quise ser ingeniero de sistemas. Me gustaban las conexiones de los sistemas, la semejanza con el ser humano y su complejidad. Pero, de pronto me pareció que era un ejercicio muy racional y de una lógica muy matemática. Yo me sentía un tipo más humanista a pesar de todo lo que me pudiera impactar eso. Siempre me sentí mas atraído hacia el tema de la comunicación y a establecer puentes, contactos y todo eso.

04 •  Sobre tí

A.F.P.: Empezaste entonces a estudiar comunicación… ¿De dónde sale el gusto por el café?

R.M.: Sí. Me vine a Bogotá en el año 1997 y empecé a estudiar de noche. Trabajé en Publicar, donde conocí del tema de mercadeo por los lados. Comencé a explorar el tema de la radio acá en Bogotá. Estuve en Javeriana Estéreo. Me acuerdo que compré un Pentium 2; me gustaba editar y grabar. Por ese entonces ya me gustaba mucho llevar amigos a la casa, preparar café, compartir un vino. Siempre fui un melómano empedernido. Cuando nos sentábamos a escuchar música me gustaba explicarles qué era lo que estábamos escuchando: “Esto es Paco de Lucia y esto otro es un trabajo que me llegó de España”. A la gente le gustaba ir y tomarse un trago.

05 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué piensas que es la música?

R.M.: La música ha sido para muchos un vehículo para compartir emociones, pero también ha sido un culto al ego. “Yo soy culto musicalmente”, dicen unos. Y como yo hablo de música entonces comparto, pero no ayudo a la persona a que lo deleite y lo entienda. Entonces mi preocupación era que la gente también se subiera en ese viaje en el que yo estaba con la música. Ahí comienza un ejercicio muy interesante con el tema de la música y comienzo a compenetrarlo con mi profesión de comunicador.

06 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Cómo combinabas esto? La música y la comunicación social…

R.M.: Escribía reseñas de discos, lo cual me parece un trabajo muy complejo porque meterse en la lógica de una grabación para explicársela a la gente, además es subjetivo y tiene una cantidad de cosas, etc. Además que nunca va a ser objetivo porque va a ser a partir de tu experiencia con la música, que me parece que sigue siendo algo muy personal, al momento y a muchas cosas.

07 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué siguió entonces con este tema de la radio?

R.M.: Después de vivir 4 años en Bogotá me empezó a dar duro la soledad así que me devolví a Cali. Allá prácticamente me consolido como hombre de radio porque comienzo a trabajar para dos noticieros. Hago un documental de radio sobre Totó la Momposina. Otro documental radial y televisivo que hicimos fue sobre Gualajo que es un marimbero del pacífico. Siempre estuve con la confrontación de hacer radio casi que cultural en un país donde eso no es tan valorado. Me cuestionaba porque hacia lo que me gustaba pero eso no daba plata.

08 •  Sobre tí

A.F.P.: [Risas] Eso es emprendimiento…

R.M.: [Risas] Y terquedad. En ese momento se presentó la oportunidad de venirme para Caracol Radio aquí en Bogotá. Era una práctica muy peleada y me la gané gracias a esos documentales. Resulta que eso mismo que te cuento de escuchar música en el apartamento con los amigos también lo hacia en Cali en un lugar donde se reunían personas a tocar y hacían bailes, danzas; era como una especie de café. Yo llevaba videos, música y hacia lo mismo pero en un lugar donde la gente consumía. Al tipo le gustó y me contrató. Yo me paraba en una especie de tarima a contarles a todos lo que compartíamos. Hablamos del año 2004 mas o menos.

09 •  Sobre tí

A.F.P.: Hablamos de enseñarle a la gente el gusto por la música…

R.M.: Si es como el bucket de la música. Uno ve y tiene su degustación. Pero tu no puedes pretender que una persona sin algún tipo de bagaje o experiencia previa llegue a esa misma conclusión que tienes tu. Porque tu ya tienes un camino recorrido. Chévere si tu puedes compartir, tal vez no tu experiencia ni tu sensación porque no se puede, pero si tu percepción. Eso le serviría a la persona para crearse un mapa y entender un poco mejor la experiencia en torno a la música. Yo comienzo a hacer eso y doy cuenta que a la gente le gusta lo diferente. No tendría sentido yo sentarme a explicar a Ricardo Arjona, a Mark Antony, a Queen o algo que la gente ya ha escuchado mucho, porque sin demeritar la calidad de cada uno: ya es música a la que se le ha hecho suficiente publicidad. Yo era como mas lado B. Jazz, Flamenco, Bossa Nova, Candomblé, Cubana.

10 •  Sobre tí

A.F.P.: Finalmente es como una búsqueda en torno a la música…

R.M.: En esa búsqueda hay un par de personas que incluso me propusieron un lugar físico para seguir haciéndolo. Comenzamos entonces a pensar en un nombre. De ahí surgieron muchas cosas: Music Morning, mil nombres, etc. Pero para ese momento me devolví a vivir a Bogotá a trabajar en W Radio en la hora del regreso y ayudar a Julio Sánchez en la franja de música y temas culturales. Siempre llevaba algo raro y nuevo. Tenia una sección allí donde ponía Ketama, Buena vista social club, Omara Portuondo, Piazzola.

11 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿En qué momento surge la idea que esto no fuera un espacio físico sino algo digital?

R.M.: Yo salgo de Caracol con una profunda frustración, que aunque es una marca que todos amamos, corporativamente no es igual. Después de ser comprada por el Grupo Prisa empezó a haber un choque muy fuerte hacia nuestras tradiciones y la forma de hacer radio. Ahí hay un desencuentro cultural de la pasión con la que se hacia la radio y la visión de empresa que se quiere dar a personas que están hechas para hacer cultura y arte. La radio es un arte. Tu no puedes volver eso números porque seria tratar de cuadricular un proceso que es natural. Hablo del año 2006.

12 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Ahí empezó lo digital?

R.M.: Pues arranqué bloqueado sin saber qué hacer. Una crisis existencial fuerte porque, “Lo que yo amo no da plata”. En ese momento conozco por una charla en Skype a un español que se llama Pedro Cantero. Era un tipo con una historia de vida muy particular. Un hombre de mucho dinero. Su sueño había sido hacer radio. Él me enseñó a trabajar la radio digital y fue quien me inyectó una cantidad de conocimiento y energía para hacerlo. En ese momento me llenó la cabeza de ideas y de posibilidades. Pedro fallece a los 3 meses. Era un paciente terminal de cáncer. Nunca me dijo que tenia cáncer, solo que su sueño era hacer radio y que se retiró de todo lo que había hecho en su vida de empresario. Como que me entregó toda esa pasión de su vida para hacer un producto en radio. Su producto se llamaba “La cafetera digital”, y yo creo que de ahí es de donde tomo la palabra “Café”.

13 •  Sobre tí

A.F.P.: Además que la palabra Café coincide con lo que ya habías venido haciendo…

R.M.: Ya había vivido en Cali la experiencia de hacer radio en un café. Esta especie de puesta en escena. Entonces yo uní eso y dije, “¡Miércoles! Una especie de café musical”. Fue un camino nuevo que empecé, para lo cual me senté casi una semana encerrado en mi habitación solo a sacar todos los discos que yo tenia. Saqué toda mi música. La clasifiqué. Fue un episodio súper complejo en el que llegué a clasificar casi 2Tb de música. Y eso que ya llevo casi dos años sin hacer ese ejercicio.

14 •  Sobre tí

A.F.P.: ¡Wow! ¿Qué hiciste con 2Tb de música?

R.M.: De ahí procuré sacar unas 2Gb para la programación. Filtré eso y de ahí salió la programación estándar de “El Café del Mundo”. Esto empezó en un blog que se llamó http://elcafedelmundo.blogspot.com. Todavía existe ese blog pero ya no se publica nada. En adelante lo que hice fue comprar el dominio y empezar a trabajarlo. Te puedo decir que somos una emisora que se ha dado a conocer por el voz a voz. Nunca hemos tenido publicidad ni en revistas, ni televisión, ni nada.

15 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué datos nos puedes dar sobre esta aplicación?

R.M.: El Café del Mundo lo escuchan casi en 60 países. Tenemos un promedio de 3000 oyentes diarios. Tenemos una comunidad en Twitter de unas 28.000 personas. En Facebook ya vamos llegando a los 3.000. Eso es orgánico.

16 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué crees que es lo que hace que la gente se reúna alrededor de “El Café del Mundo”?

R.M.: Esa pregunta nos la hemos formulado por mucho tiempo. Digamos que Ricardo Mendivil pone música bonita allí. Creo que la gente comienza a quedarse porque “El Café del Mundo” los acompaña. Es una especie de, “Mientras hace tus actividades, ve recorriendo el mundo a través de la música”. Como concentrarte en algo mientras dejas que tu mente se entretenga con los sonidos del mundo. Esa ha sido como la apuesta en general del café. Por eso puede sonar Totó la Momposina y pasar a Ketama, Paco de Lucía y pasar a Piazzola y venir a Ibrahim Ferrer, de ahí a los Los Van Van y después a John Legend, después a Miles Davis y de pronto bajar otra vez a Rosa Pasos, luego a Aldemaro Romero y venir otra vez a Aterciopelados pero subir a Chick Corea… O sea: siendo global pero con calidad.

17 •  Sobre tí

A.F.P.: [Risas] Buenísimo lo del recorrido por el mundo. ¿Consideras esto un emprendimiento cultural?

R.M.: Si. Pero, es que si te das cuenta esto viene de una persona que es hijo del modelo tradicional de la radio, que está reflexionando algo nuevo pero que no deja de ser hijo de ese modelo comercial. Tu en la radio comercial estás buscando es la forma de “Rentabilizar” el asunto. Y esto es contradictorio cuando hablamos de un producto que gusta precisamente por no ser comercial. Eso te pone en jaque. Entender que el canje que existe en esto es una valorización de marca a partir de un lifestyle que nosotros ofrecemos. El Café del Mundo es un espacio para compartir buena música, para estar relajados, para encontrarse con amigos y generar conversaciones.

18 •  Sobre tí

A.F.P.: Es una red de amigos de “El Café del Mundo”.

R.M.: Se puede decir que duré tres años quieto. Viajo a Caracas a un festival de Jazz y comienzo a decir: Oiga hay que meter material de gente nueva. Comenzar a traer gente que le apuesta a lo mismo. Hay que decir también que los parámetros de programación son muy personales y muy sujetos a lo que para mi es el mundo de la música. Es mezclar Pink Floyd con flamenco y otro tipo de cosas para al final decirle a la gente que la única relación es de gusto. Cada cosa sabiéndola mezclar puede ocasionar un estado en la persona.

19 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Cuándo empezaron en redes sociales?

R.M.: La cuenta de Twitter de “El Café del Mundo” la abrí mas o menos en 2007. Yo era medio spam porque solo ponía nombres de canciones: “Está sonando tal cosa, visítanos en tal página”. Eso como que la gente lo empieza a entender como una rockola twitera que comienza a programar ahí unas cosas y a la gente no le molestaba. Eso hizo que la comunidad creciera. Ahí por esa época fue que conocí a Adrián Peláez, @Paisa7.

20 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué hicieron con Adrián Peláez (@Paisa7)?

R.M.: Él me propuso la posibilidad de invitar personas a los programas de radio y de crear como una suerte de programas los días sábado donde nos reuniéramos varios amigos. Se volvió como una especie de tertulia al aire. Nunca le pusimos así porque ya existía ese programa y no nos pareció leal ponerle así a nuestro programa. Le pusimos “El Café Social Media” que fue el programa con el que empezamos a darle cara al café.

21 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Podría decirse que “El Café del Mundo” fue de las primeras emisoras en Internet en Colombia?

R.M.: Si. Diría que fuimos la primera o tal vez la segunda en lanzarse. Había creo que Bandolitis y tal vez otras dos universitarias, pero así independiente y con una apuesta propia, creo que solo nosotros. Éramos un compañero ingeniero y yo.

22 •  Sobre tí

A.F.P.: Tengo mucha curiosidad sobre ese tema técnico. ¿Cómo lo resolvieron? ¿Cómo te fondeaste?

R.M.: Cuando yo comienzo a hacer ese experimento sobre “El Café del Mundo”, Pedro el español me alcanza a explicar muchas cosas.

23 •  Sobre tí

A.F.P.: Bueno, pero es que así mismo sé que hay otras Startups culturales que tal vez quieran conocer un camino para su emprendimiento. ¿Qué opinas?

R.M.: Es difícil porque cuando hablamos de comunidades hablamos de gustos de personas. Es relativo. Como puede que a uno le resulte mejor reunirse y hacer un video en Youtube, a otros les resultará mejor hacer un programa de radio grabado, otros en vivo. Yo hablo de mi experiencia digo que sin darme cuenta terminé metido en el tema de la radio digital, conociéndolo, manoseándolo mucho y metiéndome ya en la parte técnica porque ya tenia afinidad en el tema tecnológico.

24 •  Sobre tí

A.F.P.: Es decir, ¿Te metiste a hacer configuraciones técnicas?

R.M.: Claro. Empecé a aprender cómo configurar un servidor. Cómo programar en HTML. Cómo desarrollar tal cosa en Flash. Cómo configurar un relay de audio para tal cosa. Cómo configurar un servidor Linux para tal otra cosa. Comencé a trabajarlo, a meterme y a la vuelta de un año yo terminé siendo un ducho en el tema. Incluso la gente me empezó a llamar. Empresas grandes me llamaban. En fin, comencé a hacer desarrollos para cada uno de esos productos. Desde ahí empecé a fondear un poco el proyecto. Fue cuando promoví el nombre de Ricardo Mendivil, entre otras cosas porque cuando quise sacar el correo ya todo el mundo tenia el Iván Díaz.

25 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Crees que es válido que otros emprendedores culturales busquen fondos para sus Startups a partir de su propio trabajo?

R.M.: Es que en realidad los medios han cambiado tanto en los últimos cinco años. Lo bonito de “El Café del Mundo” es que ha buscado su rumbo en unos tiempos en que los medios de comunicación no tienen rumbo. Los medios se están transformando de una forma en que no sabemos ni para dónde van. Entonces yo puedo ser un medio porque tengo un canal de Youtube y yo mismo pongo mis propios videos y cosas, pero hay medios masivos, pero ya tampoco son solo masivos sino también sociales. Esto está mutando de una forma muy rápida. Nosotros nacimos en ese crisol. En esa diáspora de tantas cosas. A mi me parece que como proyecto ha ido tomado la forma que va tomando la red.

26 •  Sobre tí

A.F.P.: Tu dirías entonces que como emprendedor debes comprender la transformación de tu medio y montarte en esa transformación…

R.M.: De hecho estoy en eso ahora. El resumen es: se han hecho amigos que han dejado su huella, se ha encontrado gente muy talentosa, se han conocido proyectos apasionantes; pero más allá de todos los que hemos estado acá yo creo que la verdadera ganancia ha sido para la marca y para Colombia. Como un producto nuestro que ha sido capaz de proponer algo diferente. Se ha consolidado como una marca que la gente ya la relaciona con estilo, buen gusto, cultura, espacio diferente, zona de relax. Acabo de llegar de Nueva York, estaba mirando todo lo que es Starbucks. Todo este movimiento de lo orgánico allá, la comida, etc. Estoy ahora también evaluando lo que somos como marca, qué podemos ser como un espacio físico y apostándole a todo eso.

27 •  Sobre tí

A.F.P.: Además como radio, creo que también están apostándole a algo distinto…

R.M.: Creo que es no jugar a lo mismo. No es decir: “Voy a hacer una radio que va a pautar para hacer plata”. Me parece que ese seria el harakiri porque seria jugarle a lo mismo. Creo que si Dios y el destino me han permitido sostener esto en el tiempo sin necesidad de lucrarlo a partir de publicidad debe ser porque hay otras formas. Llegar a ese punto no será fácil, empezando porque es “Ricardo-dependiente”. Está sujeto a la visión que tengo de la música.

28 •  Sobre tí

A.F.P.: A lo mejor seria bueno encontrar otra persona que te apoye.

R.M.: Yo le decía eso el otro día a los amigos del café. Que me gustaría encontrar una persona con una sensibilidad por la música y que me echara una mano porque yo a veces me cargo mucho programando, editando, haciendo todo yo y al final me siento desgastado en algunos momentos. Aun así los muchachos han ayudado mucho, por ejemplo han hecho master y programaban su propia música durante algunos días. Creo que no hay que desesperarse por hacerlo rentable. Gracias a Dios en este momento no requiero que empiece a dar plata ya. Prefiero tener una apuesta con el tiempo de un poco más de valor. En su momento llegará y llegará como debe ser.

29 •  Sobre tí

A.F.P.: Es un testimonio a la paciencia sobre el tema de monetizar. Ya en la última parte: Consejos para los que quieren hacer emprendimiento cultural.

R.M.: Yo pienso que cada proyecto es diferente. La conexión que pueda llegar a tener con la gente está sujeta a muchas cosas. Creo que la fortuna que hemos tenido en el proyecto es que tu dices: “El Café del Mundo” y la gente dice, “Uy que nombre tan bacano”. Sin haber escuchado y sin saber de qué se trata. El solo nombre toca la gente. La experiencia de entrar y tocar la música ya es diferente. Se puede decir que el circulo se cierra en el momento en que tu entras a la emisora. La magia de crear ese hilo musical tiene su encanto. Es decirle a la gente que más que una bebida el café es un espacio. Acuérdate que en Paris y NYC hablas de los cafés. La gente se sienta a leer allí y compartir. Es mágico ver que en este momento hay 500 personas escuchando la misma señal en diferentes ciudades del mundo. Son personas que las une la misma señal.

30 •  Sobre tí

A.F.P.: La cuestión es entonces: si quieres hacer emprendimiento cultural, crea una experiencia y une la gente alrededor de ella…

R.M.: Si pero, ¿Cómo haces para meterte en el corazón de la gente? ¿Cómo te quedas? Yo siempre cuando programo música cierro los ojos y empiezo a imaginar las personas que me están escuchando en el mundo. Como en un café. Que sienta lo mismo el que está en el DF al que está en Praga, en Bélgica, en Turquía… Saber que eso lo estamos haciendo desde Colombia y así no genere un peso todavía, porque orgullosamente digo que “El Café del Mundo” existe por los amigos del café. Creo que vamos a dar mucho de qué hablar y haremos un camino bonito con mucho amor.

31 •  Sobre tí

A.F.P.: Claramente el dinero no es parte central en este emprendimiento…

R.M.: Nunca he pensado vivir de “El Café del Mundo”. No lo he pensado desde que lo fundé y creí en todo esto. Mas bien el café me ha proyectado. Me ha ayudado mucho para mostrarme. Me llenó de un poco de cosas. Creo que en ese orden de ideas, así no sea rentable, si lo ha sido para mi. Se puede decir que es como una alcancía. Donde estamos metiendo muchas cosas que sabemos que en el momento que la abramos, vamos a ver una ruta que ya hemos caminado por mucho tiempo. Yo no me considero autoridad sobre cómo puede la gente hacer emprendimiento cultural, solo puedo decir que cada proyecto, necesidad e iniciativa es diferente.

32 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Ensayo y error?

R.M.: Así he sido con esto. Solo te puedo decir que en este mundo de lo digital, cada vez más me doy cuenta que es impredecible y muy cambiante. Hemos ido aprendiendo a conversar a través de la música. Creo que la gente lo entiende así y me escriben hay veces desde Turquía, Alemania, etc. “Delicioso el recorrido que hicieron esta noche en la música”. Pero como te digo: no hay una ley en internet. Lo digital es un mundo de experiencias, de percepción, de conexiones en todo el sentido de la palabra. Vos no sabes dónde te suena, donde pueda que no tanto. Eso es apasionante porque te obliga a explorar y a conocer a fondo el comportamiento de las personas. Al final se ha tejido una red bonita en “El Café del Mundo”, entonces si te das cuenta si me ha hecho un hombre rico y afortunado. Si te dedicas a hacer lo que amas, las puertas se van a abrir.