#StartupsCol - Go2Do

ÁLVARO GALVIS
La mitad de la universidad debería salirse del aula y hablar con la gente que está en el camino de hacer empresa. Incluso hasta para ser empleado, pero al menos para saber qué tipo de empleado quiere ser uno.

Ficha técnica de la entrevista

Fecha: Mayo 10 de 2012
Ciudad: Bogotá
Tipo entrevista: No estructurada
Subtipo: Focalizada - Convergente
Etapas: Origen, Startup y Consejos
Recopilación: Grabadora de audio
Video: Si
Autorizó divulgación: Si
Publicación: Transcripción
¿Qué buscaba esta entrevista?
[En construcción. Pronto les contaré]

01 •  Sobre tí

ANDRÉS FELIPE PEÑA: Hoy vamos a conocer la historia de Go2Do, pero antes quisiera que nos contaras sobre ti. Me llamó la atención que eres ingeniero civil. ¿Cómo es que resultas haciendo un emprendimiento digital?

ALVARO GALVIS: Con gusto. Soy ingeniero civil de la Universidad de los Andes. Entré a esta carrera medio por carambola. Muchos amigos del Cervantes estaban allá y dos de los mejores amigos estaban en civil. Estando en la universidad, arrancaba todo el boom de internet aquí en Colombia. Era la época en que uno pagaba muchisima plata por acceso a la red. Para mi las salas de sistemas de la universidad eran lo máximo. Había un libro que se llamaba “Las páginas amarillas del internet”. No había buscadores ni cosas de ese estilo. Empecé a ser muy curioso con todo lo que veía en internet. Fui haciendo las cosas de mi carrera pero en el camino me di cuenta que no era lo que quería hacer.

02 •  Sobre tí

A.F.P.: Al descubrir esto. ¿Te cambiaste de carrera?

A.G.: Me hubiera cambiado pero en ese momento tuvimos una circunstancia familiar. Desde finales del colegio y entrada a universidad mi papá enfermó grave. Esa enfermedad nos afectó económicamente muy duro entonces no me podía dar ese lujo. Tocaba acabar. De hecho, me tocó meter cargas mínimas y eso para poder trabajar en la BP. Finalmente mi papá muere y mi mamá también enfermó. En fin, no fue fácil. No me tocó la fácil como a varios de mis amigos.

03 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Crees que esa situación de alguna forma te fortaleció?

A.G.: Yo creo que ahí arrancó el espíritu de no hacer la fácil. Creo que cuando uno tiene todo muy fácil, incluida la universidad, es muy común es que se lo lleven a uno para puestos donde le pagan muy bien y se tiene como cierto status. Pasa entonces que uno se vuelve como perezoso para enfrentar situaciones como la de emprendimiento que definitivamente es muchísimo más difícil que tomar un buen empleo.

04 •  Sobre tí

A.F.P.: Entonces imagino que tus primeras experiencias fueron en la ingeniería civil

A.G.: Mi fuerte nunca fue el cálculo y eso. Tuve un casco y unas botas pero como de recuerdo [Risas]. Yo lo que terminé haciendo fue más de proyectos. Hablo de la parte financiera y de recursos. Dentro de BP estuvimos en la construcción del oleoducto central, entonces me la pasaba para arriba y para abajo en helicópteros y eso. Era un trabajo chévere pero no me llenaba. Luego me fui para Halliburton en Houston.

05 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Cuándo regresas a Colombia?

A.G.: Volví porque mi madre también falleció. Decidí quedarme en Colombia y fue cuando tuve contacto con una firma que estaba interesada en temas de gestión de calidad. Con este consultor conocí el concepto de CRM.

06 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿De qué año estamos hablando?

A.G.: Era el año 1996. En ese momento lo “In” era una intranet. Eso era lo máximo. De hecho mi primer contacto en esta empresa fue empezar a montar esa red con mis conocimientos empíricos.

07 •  Sobre tí

A.F.P.: Esa fue la forma de vincularse con la tecnología. Es que el cableado estructurado por ese entonces era un buen negocio… [Risas]

A.G.: [Risas] Si. De hecho esa fue mi primera empresa: implementaciones de cableado estructurado. Mientras tanto seguía de aprendiz con ese consultor, conociendo todas estas cosas de marketing.

08 •  Sobre tí

A.F.P.: He visto que el emprendedor desarrolla una habilidad, un Know-How, en este caso el cableado estructurado. De ahí se lanza uno a hacer algo…

A.G.: Es muy natural que uno haga lo que sabe. Pero fíjate que hay muchas personas que cuando deciden hacer una empresa, cogen un lienzo en blanco y dicen: “Voy a hacer una empresa de: …” Eso es imposible. Uno tiene que hacer lo que sabe. El concepto de innovación parte de aplicar cosas diferentes sobre eso que uno sabe. Mira que el 99% de las cosas están creadas, uno solo toma eso y lo organiza distinto.

09 •  Sobre tí

A.F.P.: Hablando con Santiago Jaramillo, nos dábamos cuenta que varios de estos modelos de negocio digitales se basan en suprimir intermediarios. ¿Qué paso al final con la empresa de cableado estructurado?

A.G.: Con esta empresa me empezó a ir bien. Descubrí por ejemplo que puedo ser muy buen vendedor y cerrar negocios. Pero también me di cuenta que no soy tan bueno cobrando, así que se quedó el capital de trabajo y quebré. En ese momento, se enteraron en una agencia llamada DDB del trabajo que venia haciendo con CRM. Me uní al equipo de un equipo de BTL. En esa época todavía BTL era la niña fea, porque la que se llevaba los honores y los presupuestos era la ATL.

10 •  Sobre tí

A.F.P.: Alejandro Figueroa nos explicó esos dos términos: BTL y ATL. Sé que ha habido muchos cambios en estos años, pero por ejemplo: ¿Un Kinnect que ofrece una experiencia de marca interactiva, por decir en un centro comercial, es BTL?

A.G.: Exactamente. Eso es BTL. Antes el canal favorito era prensa, radio y televisión. Pero cuando gracias a internet nos empezamos a dar cuenta que se podía llegar directo al consumidor e incluso interactuar con él, se fueron creando un montón de cosas. Dentro de las BTL nació por ejemplo el mercadeo interactivo, mercadeo relacional para hacer fidelización de usuarios, actividades en calle, actividades de marcas combinadas. Florecieron nuevas alternativas y estaba naciendo un nuevo momento cuando entré a la agencia. Me volví parte del equipo de DMG [Risas]…

11 •  Sobre tí

A.F.P.: [Risas] ¿En serio? ¿Eso cómo ha sido laboralmente?

A.G.: Toca explicarlo en la hoja de vida. Lo que pasa es que éramos “Data Marketing Group”. Mi jefe de ese entonces me acuerdo que dijo que iban a demandar a un tipo que estaba usando la marca: ¡Pues era David Murcia!, y florecía el negocio de las pirámides financieras… [Risas] Hoy día la agencia se llama On-Data, le tuvieron que cambiar el nombre por obvias razones.

12 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué hacían exactamente en esta BTL?

A.G.: Nosotros hacíamos la ingeniería de todas las demás BTL. Es decir: de las niñas feas, éramos la más fea. Por ejemplo: los premios y la cara eran los que hacían Marketing Digital. Se diseñaba el minisitio, la parte creativa. Pero los que se tenían que aguantar lo que se habían inventado los creativos, que la base de datos se conectara y hacerlo funcional éramos nosotros por debajo en ingeniería. Yo lo que hacia era definir con el cliente en términos de ingeniería qué querían hacer.

13 •  Sobre tí

A.F.P.: La ingeniería detrás de las grandes estrategias de marca te tuvo que enseñar mucho…

A.G.: Empecé a ver los grandes presupuestos. Tocaba hacer por ejemplo el club de fidelización para ETB, para Winnie, las acciones para hacer redenciones de los socios del club de Exxon Mobile. Eran un montón de presupuestos en mercadeo relacional. Se regalaban cosas en el cumpleaños del cliente. Teniamos un montón de detalles... la fiesta al final de año...

14 •  Sobre tí

A.F.P.: Todo eso era como un CRM pero a la medida…

A.G.: Era una colcha de retazos de CRM. Le poníamos al cliente el CRM que quería, y en el discurso era lo que ofrecía la campaña. El resultado al final eran muchas bases de datos que para que se vieran después era un problema. Entonces, alguien decía: por qué no averiguamos quién de la fiesta participó de los programas de redención y además participó durante el año en las cosas de facturación de la empresa. Entonces alguien decía, “¡Súper chévere! Crúzame los datos!”. A nosotros nos tocaba entonces moler en bases de datos un montón de cosas. Eso es muy complicado.

15 •  Sobre tí

A.F.P.: Ahí justamente creo que estaba la oportunidad.

A.G.: Es verdad. Fue cuando me arriesgué en un intraemprendimiento. Un día le dije a mi jefe: “Inventémonos algo acá. Los presupuestos son cada vez más competidos por lo que necesito mostrarle al cliente que esto vale la pena”. Esto se hace con ROI (Return on Investment): si usted invierte esto acá, lo va a ver devuelto acá. Entonces, tomando la ingeniería, dije: “Metámosle indicadores”. Se empezó entonces de la nada a estructurar un indicador de perfil del conocimiento del cliente. Por ejemplo, si me dicen aquí en el CRM de ETB, “Hay que recopilar estos 20 campos”, entonces preguntémonos cuáles son más importantes, qué ponderación tienen… Nos inventamos cosas muy sencillas pero poderosas: era mostrarle a mi cliente un tablero de control que decía que su base de datos estaba al 70%.

16 •  Sobre tí

A.F.P.: Ese tablero de control de indicadores de conocimiento del cliente hizo la diferencia.

A.G.: Es que hasta ese entonces se decía al final: “Muy chévere la campaña, nos fue super bien, full creatividad, etc” pero nada más. Cuando hicimos eso a la agencia le fue muy bien. Empecé desde dentro a venderle eso a las cuentas que ya teníamos. Fue muy chévere porque me dejaron proponer cosas, innovar, equivocarme, etc. Nos fue muy bien, hicimos cosas con Avianca, Danone, Alicorp en Perú…

17 •  Sobre tí

A.F.P.: Ya estaban haciendo cosas con gente de afuera de Colombia… ¿En qué momento entras entonces a la senda del emprendimiento?

A.G.: Sí. Todo el mundo volcó los ojos sobre lo que estábamos haciendo. Yo estaba viajando mucho pero resulta que ya me había casado y mi primera hija acababa de nacer. No la estaba viendo y era momento de tomar decisiones. Conocí entonces una gente de una empresa de inteligencia de negocios y me fui a trabajar con ellos. Resulta que estaban orientados a la parte bancaria, entonces llegamos con la idea de aplicar CRM allí. Y mirándolo bien, después de trabajar con gente de agencias en un ambiente creativo, me vi nuevamente de saco y corbata, en sala de juntas de doce puestos y me pregunté: ¿Qué hago aquí?. Tomamos la decisión con mi esposa de empezar de nuevo. Luego de trabajar con muchas agencias y estar muy enterado del medio, vi la oportunidad de trabajar como consultor. Aunque si vemos bien, no está todavía la palabra emprendedor bien definida…

18 •  Sobre tí

A.F.P.: Hora de buscar socios imagino yo…

A.G.: Esa parte es muy curiosa. Yo buscaba un socio técnico. Porque al ofrecer cosas de tecnología, dije: pienso cosas, las entiendo, las diseño y entonces le explico a él para que las construya. Duré más o menos dos meses diciéndole a excompañeros, les decía el potencial, todo… y al final me decían, “Oiga, ¿Y cuánto me voy a ganar?”. Yo le decía, “Hermano, pero vamos de socios…”. Eso fue frustrante y cedí a unos cuentos. Una vez entonces dije al final, “Usted se gana esto $$$”. No sabia ni cuanto me iba a ganar yo pero ya me tocaba ponerle sueldo al socio. No lo encontraba! Nadie que dijera, “Me le meto”. A unos los entiendo por las condiciones familiares y necesitabas el ingreso…

19 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Crees que con el auge de las redes sociales, en grupos de Facebook como Startups Colombia, o lugares como el HubBOG, se ha vuelto más fácil encontrar socios fundadores?

A.G.: Lo que pasa es que en sitios como el HubBOG estás reunido con el 0.0001% de la población. Entonces uno se entusiasma! Ves 30 gatos al lado tuyo y todos hablan de emprendimiento… Entonces uno dice: “¡Nooo pues se armó esto!”. Pero resulta que cada uno tiene su emprendimiento. Tu te despides de ellos y dices, “Ahora si a contratar”. Después cuando los vuelves a ver, nos decimos, “¿Ya consiguió?” y el otro dice, “No, nada está difícil”. Es un micro mundo en el que uno se alcanza a emocionar pero lo que pasa afuera es que tenemos una cultura de empleados grandísima. Inclusive como país, nosotros somos una despensa de materias primas.

20 •  Sobre tí

A.F.P.: Como país nos acostumbramos a ser como un canasto…

A.G.: Un canasto para que en otra parte se transformen esas materias primas. Hoy en día como emprendedor y como dueño de negocio, yo ofrezco un empleo y me llegan muchas personas, pero no me llega gente que tenga el gusanito de querer hacer algo más allá de empleado. Para resumirte el tema de los socios: fue muy difícil, me quedé incluso dos veces en la notaria como novia vestida, esperando para firmar. Entonces decidí iniciar solo… En ese momento conocí el hermano de una amiga que volvía de Estados Unidos. Este muchacho era todo el tiempo pegado al computador. Así lo veía siempre

21 •  Sobre tí

A.F.P.: Al parecer encontraste el anhelado socio técnico donde menos lo esperabas…

A.G.: Él había estudiado negocios internacionales, se fue a Estados Unidos a hacer sus prácticas. Pero estaba muy involucrado en tecnología: desde los 15 años empezó a hacer páginas web y un montón de cosas cuando eso no existía. Nunca había tenido un trabajo formal y de hecho vivía de eso. Hablé con él y en cuestión de 2 horas ya tenía socio. Al otro día ya teníamos papales en la Cámara de Comercio. La idea era una empresa que construía tecnología alrededor de CRM y todo el tema de datos de las campañas.

22 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Y cuál fue esa primera idea de negocio? ¿El primer producto alrededor de esto?

A.G.: La primera idea inocente que tuvimos, y es la que tiene el 99% de ingenieros al hacer software fue: hagamos software para PYME… “La PYME es la industria creciente en el país… Las estadísticas indican que el 85% de las industrias son PYME entonces tenemos el mercado asegurado”. Entonces tu vas allá y les muestras el CRM, las posibilidades, etc…

23 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Y cuál es el problema con las PYME?

A.G.: No pagan! Como te dijo Carlos Rozo en la entrevista que le hiciste: uno se vuelve consultor. Uno se vuelve como la niñera en decirles, “Vea, ustedes pueden hacer esto… Mire el horizonte a ver hasta dónde podría llegar”. Y te dicen, “Listo, cotíceme!” Cuando le cotizas empiezan, “Quítele esto, quítele esto…” y al final queda en dos millones de pesos (~1000 USD). Como uno ya está afuera, entonces toca facturar y uno dice: hágale. Uno empieza literalmente tiempo. Puede sonar feo, y un poquito pedante pero es como si uno tirara semillas en un terreno que es totalmente árido. Tu le empiezas a botar muchas cosas de talento y tus ideas, de lo que proyectas. Porque tu esa PYME si la ves del oootro lado, pero ellos no se ven así. Ellos qué es lo que ven: “10 millones! Nooo, saquémoslo en 2. Vea, yo conozco un chino que lo hace en 800 mil”. No están viendo lo que uno ofrece atrás…

24 •  Sobre tí

A.F.P.: Suena como un completo desgaste atender a PYME…

A.G.: Es desgastante y fuimos cambiando hacia otro lado: las agencias de publicidad. Empezamos a hacer implementaciones de tecnología para ellos. Hace seis años arrancamos la compañía. Desarrollamos minisitios, juegos, integrábamos plataformas de comunicaciones. Entonces ofrecíamos un sitio donde hacías clic y enviabas un mensaje de texto al usuario con un código. Empezamos a crear canales con contact centers, email marketing, la invitación lo llevaba a un minisitio y de ahí descargaba un juego al celular, en fin. Lo frustrante de todo eso era que seguíamos vendiendo nuestro tiempo. Ahora éramos más caros pero igual, era nuestro tiempo.

25 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Cuál era la idea entonces para mitigar la venta de tiempo?

A.G.: [Risas] El proyecto #1 de la compañía era clonarnos. En planeación estratégica se hablaba de clonar a Álvaro y Andrés. Empezamos a contratar programadores y eso trae sus riesgos: nómina, parafiscales, etc. El mes que tu facturas bien, perfecto, pero el que no entonces tienes problemas. La DIAN no te la rebaja. Uno es el último que se paga. La tasa de mercados promedio en la casa va bajando… [Risas]. Pasan muchas cosas. Se ve uno emprendiendo pero estas en el limbo: ni eres consultor, que vendes tus horas y ya, ni eres un empresario que logras estar de vacaciones un mes con que la empresa te funcione. No tienes un producto, algo que se empaque, se venda y facture. Eso es peligroso y pasan cosas: el mercado te tumba porque uno se sigue vendiendo barato; el trabajo y el esfuerzo que se requiere para sacar las cosas adelante es mayor que cualquier otro; adquieres responsabilidades con todos, la DIAN, tus empleados, tu familia. Ser esposo o esposa de un emprendedor no es fácil.

26 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Al final de cuentas crees que vale la pena todo eso?

A.G.: Definitivamente vale la pena y sobretodo por el momento en el que estamos. Creo que vale la pena si uno hace un alto y toma decisiones. Llegó un momento donde vimos que tocaba tomar una decisión. Nosotros nos habíamos vuelto casi que una casa de software y empiezo a buscar además de marketing, cuanto proyecto salga de desarrollo a la medida. Me empiezo a hacer cargo como de un modelo de desarrollo, en el que me toca aceptar muchas cosas o cambiar radicalmente.

27 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Cómo fue ese cambio de enfoque?

A.G.: Cuando empezamos a ver lo que pasaba con las agencias, que gastaban tanta plata en hacer un juego, una actividad, una integración entre BTL y un minisitio. Al final uno preguntaba qué hacer con la base de datos recopilada, si en un zip, o un Excel o un mdf. Pasaban los meses, yo a veces hasta me quedaba con las bases de datos o me las pedían pero me decían, “Venga, ayúdeme a hacer un reporte”. Dijimos entonces: qué hace una agencia sin un propósito general, en el que se planea la estrategia, la creatividad, pero eso al final no termina en una información que le sirva a la marca. La marca gasta tanto dinero sin que a la larga pasen cosas. Al final nadie baila con la más fea que son los datos…

28 •  Sobre tí

A.F.P.: Esto empieza a sonar a producto. Bailar con la más fea, que son los datos, parece ser la oportunidad…

A.G.: Empezamos a preguntarnos: “¿Por qué no buscamos una manera de unificar los datos de marketing?”. Analizamos por qué nadie lo había solucionado, y empezamos a ver que los campos “Nombre1”, “Nombre2” y aquí “NombreCompleto” no cuadraban. Un montón de cosas. Vimos que si es difícil poner de acuerdo a mi agencia con sus programadores, cómo poner de acuerdo a varias agencias.

29 •  Sobre tí

A.F.P.: Las estructuras de datos creería yo que son el mayor problema…

A.G.: Si. Pero reduciendo todo a un mínimo común denominador, concluimos que cualquiera puede resumir una acción de mercadeo, así: hablando. “Al cliente le gustó la actividad”, “A Álvaro le gustan los perros”. Si el de mercadeo compartiera el mismo lenguaje que el de tecnología, solucionaríamos el problema. Fue cuando investigamos sobre semántica. Al llevar las cosas a lo mínimo, nos vamos entendiendo.

30 •  Sobre tí

A.F.P.: ¡Ese es el producto del emprendimiento!

A.G.: Ahí empezamos el emprendimiento base. Se llama NetHub. Es una plataforma que permite capturar, centralizar y analizar la información en lenguaje natural. Trata de hacer capturas casi que con descripciones de frases. Descomponer esas frases es lo que nos lleva a la web semántica. Es hacer que las máquinas no sean “brutas” y entiendan lo que estoy diciendo. Si digo que a “Andrés le gusta el queso” y a “Álvaro le gusta el yogurt”, y a una base de datos le pregunto a quién le gustan los productos lácteos, no encuentro nada. Pero si se lo defino de alguna manera, al preguntar es capaz de asociar estos datos.

31 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué le ofreces entonces a las agencias de mercadeo?

A.G.: Nosotros vamos a bailar con la niña fea que son los datos. El problema del almacenamiento lo resolvemos nosotros. El problema de estructurar todo esto nos ocupamos nosotros. Proveemos un servicio al que prácticamente tienes que ponerle solo frases en lenguaje natural. Las agencias les gustó la idea y dijeron, “Sí, nos gusta entonces dedicarnos a la parte creativa y si tenemos debajo una plataforma que centraliza esos datos sería excelente”.

32 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Y cómo se llama la tecnología en que se basa NetHub?

A.G.: Nosotros lo denominamos “Etiquetado semántico”. A partir de pequeñas frases y descripciones voy construyendo un perfil de consumidor.

33 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Ya existían soluciones de este tipo?

A.G.: Si miras en el mundo encuentras compañías como Radian6 y A’. Son software integradores de campaña: mandan el correo, le puedes meter algunos datos del consumidor, tienen algunos Plugins para detectar visitas. Ellos tratan de concentrar toda la información, pero te dicen: tienes que usar mis canales porque es la forma como te ofrezco el servicio. Es un software además que vale bastante. Y viendo como hacemos las cosas aquí, es preferible hacer un minisitio súper bonito en PHP en lugar de hacerlo sobre estos servicios que te cuento.

34 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿NetHub es un servicio en la nube entonces?

A.G.: Si. Es un sistema en cloud, que para las empresas tiene unos códigos llamados “Ready to use”. Como en Facebook, que hago Copy-Paste y ya tengo un login. Aquí igualmente, Copy-Paste y tengo un agendamiento de cita, otro y tenemos una forma de referidos, celulares para enviar mensajes. Ahora, hay otras cosas eso si muy locas, digamos en un juego en que puedo elegir varios caminos: el del arriesgado, el normal y el de un tímido. Capturar esa información y almacenarla es supremamente valioso. Utilice entonces un API para en cada momento de la experiencia del cliente etiquetar con verbos: le gustó, redimió, escogió. Con esas dos herramientas generamos la información de consumidor.

35 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Cuál es el modelo de negocio detrás de NetHub?

A.G.: Un problema que vimos es que el modelo requería que la plataforma fuera lo suficientemente robusta para que un agencia te empiece a pagar por eso. Pero para llevar el desarrolló hasta allá hacia falta dinero. Empezamos a buscar en Estados Unidos, y a contarles lo que estamos haciendo. No ha sido fácil, especialmente porque ha habido momentos en que nos hemos visto trabajando en mi casa en el comedor, compartiendo el almuerzo y pidiendo pizza con mi socio Andrés. Conservo algunas fotos de eso porque sé que en algún momento las vamos a disfrutar. El equipo de desarrollo se redujo. Casi quedaron solo las personas que se lograron meter en el ADN el emprendimiento.

36 •  Sobre tí

A.F.P.: No es nada fácil tener este ADN de emprendimiento…

A.G.: Conozco gente muy talentosa, arquitectos, administradores de bases de datos, etc. Solo conozco una que se le haya medido a emprender. La fácil es: seguir avanzando en las carreras, tener cada 15 días un salario y modelar su vida a partir de esa falsa seguridad. Porque para mi es lo más inseguro del mundo. El talento consiste para mi en la capacidad de resolver cosas en un escenario de absoluta incertidumbre. En un escenario de caos donde no hay recursos ni nada, el talento hace que salgan cosas muy creativas.

37 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Pero cómo encaja Go2Do en esto?

A.G.: Nosotros dijimos: esto es una idea con potencial en el mercado. En ese momento, el 2010, llegó Groupon y empezaron algunos portales colombianos a ofrecer servicios de compra colectiva. A nosotros nos gustaba y comprábamos. Uno cuando es de marketing es muy desconfiado, busca el gato encerrado a ver dónde me están recogiendo datos. Empezamos a ver muchos huecos del modelo.

38 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué encontraron?

A.G.: Que uno como consumidor no se define solamente con lo que hago con Avianca y grandes empresas. También me define que me gusta la empanada del frente, la panadería del barrio. Que tengo un perro. De hecho: me definen más mis detalles chiquitos en lugar de las cosas grandes. Ocurre que sistemas de información no logran replicar el conocimiento de estas personas que te atienden y saben lo que quieres. Eso es lo que pretende NetHub.

39 •  Sobre tí

A.F.P.: Ya ha quedado más claro NetHub… ¿Cómo fue ese pitch en Wayra?

A.G.: Go2Do que es lo que se ve hoy día. Tiene tras de sí a NetHub. Cuando entré a hacer el pitch de Wayra lo que mostramos fue NetHub como herramienta de modelado del consumidor. Expliqué que esto se le va a vender a las agencias y las empresas grandes. Pero se va a ofrecer también a las pequeñas a través de Go2Do.

40 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Cómo monetizan entonces?

A.G.: Por ejemplo, imagina que Avianca tiene una base de datos de 300.000 usuarios. Esa es su base de datos. Yo tengo la forma de identificar que su usuario de allá es este de acá. Le digo entonces a ellos: en mi plataforma tengo la capacidad para que de sus usuarios le pueda mostrar a tendencias de a quienes le gustan determinadas cosas. No le digo quien es, ni quién lo capturó por temas de privacidad. Pero si puede filtrar su propia base a partir de lo que hay en NetHub.

41 •  Sobre tí

A.F.P.: Es como un proceso de caja negra: le metes una base de datos y te arroja una tendencia sin explicar los detalles de adentro…

A.G.: Exacto. Pero por ejemplo si se ganan la información de lo que están haciendo. Entonces estamos haciendo un motor de comunicaciones para que con un fee mensual puedan hacer campañas dirigidas y segmentadas para generar preguntas divertidas. Allí tenemos algunas cosas de gamification, etc. Y todo esto que hacen queda guardado en la base de datos. Que las marcas hagan todo el tema de acciones y contraten agencias y guarden a través del API de NetHub todo el conocimiento de cliente que vayan acumulando.

42 •  Sobre tí

A.F.P.: Ya para empezar a cerrar. ¿Qué le recomiendas a un emprendedor para llegar a este nivel de claridad en una idea de negocio? Son cosas que en las universidades no se están enseñando porque para no ir muy lejos: siguen atascados enseñando modelos relacionales de datos…

A.G.: Yo hoy en día hablo de esto porque he comido mucho libro. He leído mucho en blog. Me he trasnochado mucho leyendo y averiguando. Si en proporción tuviera que devolver plata: le devuelvo en 10% a la universidad y el 90% a Google University. Lo que decía Alan: la información está ahí. Yo a mi hija le voy a enseñar cómo sacar la información. No que un fulano le enseñe porque con todo el cariño y el respeto los profesores no se las saben todas. Hoy en día hay que saber dónde se encuentra y cómo la usa. Digamos que todo esto ha sido un resultado de investigar, de macear ideas.

43 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué opinas del medio de emprendimiento digital? ¿En qué estamos hoy día para acceder a estas redes?

A.G.: Si tu ves la gente no es cerrada, y más en esto. Antes digamos había ciertos círculos, por ejemplo: “Me voy a meter a la industria del transporte”. Bueno, complicado porque no hay cabida y necesito ciertos contactos. Pero en esto de emprendimiento digital se crea ya como una primera confianza y ya me abro más. Entonces, si la gente no aprovecha ese camino, ese canal que se está abriendo, en el que te cuento cosas y te ayudo: es porque no lo quieren hacer.

44 •  Sobre tí

A.F.P.: ¿Qué consejo le darías a la gente de la universidad? ¿Cómo prender la chispa de ese potencial emprendedor?

A.G.: Uno no se tiene que saltar etapas en la vida. Cada momento tiene sus cosas por hacer. Uno pensaba que la universidad era el momento de prepararse profesionalmente y después preocuparse uno por lo que va a hacer. Creo que hoy en dia y como están las cosas en la universidad es el momento de emprender. Porque emprender arranca con ser curioso con lo que a mi me motiva a investigar. Por leer. Hablar con gente. La mitad de la universidad debería salirse del aula y hablar con la gente que está en el camino de hacer empresa. Incluso hasta para ser empleado, pero al menos para saber qué tipo de empleado quiere ser uno. En qué industria quiere trabajar. La universidad es el momento perfecto para hacer el MVP (Producto Mínimo Viable) de la vida. En Startups te dicen: itere rápido, cree una cosita rápido y pruebe y pruebe. Hay gente que pasó la universidad, salió y dura probando su vida 20 años laborales. Es el MVP más costoso del mundo. En la universidad es donde uno debe probar y debe ver qué quiere hacer con su vida. Cuando uno encuentre la pasión por el emprendimiento, esto es un momento envidiable que yo hubiera querido tener. Es decir, hubiera querido que alguien me diga lo que yo te estoy diciendo y es: “Despierte que ese es el momento”. Lean cosas. Crean que son capaces de hacerlas. Piensen que a los 30 años pueden tener resuelta su vida financiera porque fue muy exitoso en un proyecto. Que la vida no solamente es plata, sino es retarse a uno mismo todos los días, hacer las cosas mejores. Hay un 1% que sale del montón. Pero pienso que la universidad es el momento perfecto para uno decidir de qué lado va a estar. Hubiera ganado 15 años…

45 •  Sobre tí

A.F.P.: Esperemos que alguno se los gane leyendo estas historias.

A.G.: Yo pienso que la manera es con esto que estás haciendo: mostrando las cosas. A mi me frustraba mucho ver que la gente no se subía al bus. Ahora se me quita el estrés porque sé que de 100 hay 1 que uno toca. Esto vale la pena hacerlo por esa persona. Es incluso responsabilidad social que uno lo haga.